Vereda del Tango en la avenida Andrássy


Portal cultural húngaro

(BZS)

Creada por la artista argentina Bettina Costa, la obra sobre el asfalto de Budapest recuerda a los ocho pasos básicos de tango en las calles de Buenos Aires.

Quien alguna vez caminó por las calles de Buenos Aires, seguramente tropezó con una “Vereda del Tango”.

Con esta representación en el asfalto que simboliza los ocho pasos básicos de la danza, cualquiera puede aprender a bailar tango o, por lo menos, intentarlo.

Las “Veredas del Tango” se encuentran en distintos barrios de Buenos Aires y son el símbolo de la “Ciudad del Tango”. Están pensadas para incentivar al transeúnte a intentar unos pasos de esa danza. La vereda más famosa, identificada con “Km 0” está situada en Avenida Callao 1078.

Vereda del Tango en la avenida Andrássy 96 (Foto / Fuente: Bettina Costa)

Con el proyecto “Vereda del Tango – Km 11939”, Bettina Costa intenta reproducir en Budapest el espíritu tanguero. En la acera de la residencia de la Embajada Argentina, en la avenida Andrássy 96, la artista pintó la versión húngara de una “Vereda del Tango”.

Ésta lleva la denominacion “Km 11939” por encontrarse a exactamente esa distancia de la vereda “Km 0”.

Bettina Costa nació en Argentina, la cuna del tango. Sin embargo nunca prestó mucha atención a esa parte de su cultura. Siempre consideró el tango como algo “para viejos”. Nunca se interesó por el tango hasta que emigró.

A principios del siglo 20 Argentina estaba colmada de inmigrantes que esperaban ganar sus fortunas en ese país en expansión para volver a Europa o traer a sus familias al otro lado del océano.

Las letras de los tangos reflejan el profundo sentido de pérdida de esos inmigrantes y la nostalgia por las personas y los lugares que dejaron atrás. El tango los ayudó a olvidar sus penas.

Yo también soy inmigrante. Llegué a Suiza por una razón muy diferente de la de aquellos inmigrantes en Argentina y nunca sentí realmente nostalgia de mi tierra natal. Pero tal vez inconscientemente estaba buscando algo que me ayudara a no perder mis raíces. Y lo encontré con el tango.

En los últimos años, la artista ha explorado el tema tango con mayor intensidad. Como complemento de la pintura, comenzó a trabajar con collage y plantillas, esto último influenciado por el arte callejero.

La primera “Vereda del Tango” fuera de Argentina se encuentra en Rheinfelden, Suiza, a exactamente 11255 kilómetros de la “Vereda del Tango – Km 0” en Buenos Aires.

Luego siguieron instalaciones en forma de siluetas de zapatos cortadas en alfombra y dispuestos en el piso o en una pared; durante la Art Basel 2017 el proyecto “Cancha de Tango”: pasos de tango pintados con cal sobre césped o la instalación “Tangország” el año pasado en la feria Art Market Budapest.

¡Desde el 26 de agosto, quien lo desee puede probar la Vereda del Tango en la avenida Andrássy 96!

Descargar artículo original en húngaro