«Es un juego»: esta artista pone patas arriba los lugares de interés locales

RHEINFELDEN
Bettina Costa crea collages en los cuales los lugares familiares se convierten en una aventura surrealista. Para ello, la artista de Rheinfelden utiliza papel, tijeras, bisturí y pegamento. Pero esa no es su única forma de arte.

Peter Schütz — az Aargauer Zeitung
07.02.2022, 05.00

La artista Bettina Costa vive en Rheinfelden desde 2006. En la foto, en su lugar de trabajo. Foto: Peter Schütz

En lugar del cielo, una escena con bañistas como en el Rin aparece sobre la cervecería Feldschlösschen, mientras que en primer plano un cachorro mira embelesado una bola de billar. Frente al casco antiguo, los esquiadores se divierten en la nieve iluminada por el sol, por encima de la torre del ayuntamiento se eleva una cara con los ojos cerrados, en la que un alpinista está clavando su pico.

Y en el tejado de la Casa Roja, en la Habich-Dietschy-Strasse de Rheinfelden, una manada de elefantes campa a sus anchas, observada por la gente en una playa que llega hasta la puerta principal. No muy lejos de allí vive la creadora de estas extrañas imágenes: Bettina Costa, nacida en Rosario (Argentina) en 1965, residente en Suiza desde 2001 y en Rheinfelden desde 2006, añade nuevas perspectivas e historias a la visión «normal» de los lugares de interés locales.

El collage muestra la Casa Roja de Rheinfelden bajo una luz diferente. Foto: Bettina Costa

«Rheinfelden surreal» es el nombre de esta serie de obras de la artista de 56 años, quien la describe como un «examen humorístico-provocador de mi lugar de residencia». Utiliza como base propias fotos, otros elementos son tomados de revistas.

«Trabajo con mucha precisión, soy exigente»

Existe una serie similar de Budapest, otras dos se titulan «Intervenciones» y «Surreal Collage». «Es un juego», dice Bettina Costa. Un juego de inspiración e idea, de percepción y de coraje para poner patas arriba lo conocido. El arte consiste no sólo en la disposición pictórica, sino también en la técnica. Porque Costa no lo pone tan fácil como podría parecer el resultado final.

Algunos collages son creados en forma digital en la computadora y en pequeñas tiradas, otros como piezas únicas totalmente realizadas a mano. Lo que necesita la artista: «Buen papel, buenas tijeras, un buen bisturí, buenas gafas, buena luz.» Su nivel de exigencia es alto. «Tiene que ser perfecto.» Todo debe ser colocado adecuadamente, y luego viene la fase más difícil: el pegado. Costa necesita mano firme para eso.

Por eso esta obra es muy pensada, para nada espontánea:

«Quiero las cosas claras.»

Y: «Trabajo con mucha precisión, soy meticulosa.» Esto también se aplica a la pintura, el segundo pilar del cosmos artístico de Costa. Tras un inicio figurativo-realista, se ha decantado por la representación geométrica. Su pintura se reduce a superficies y líneas, los motivos no son reconocibles.

Aunque estas pinturas también pueden parecer simples, son creadas a través de procesos largos y complejos. Costa utiliza la cinta adhesiva para conseguir la claridad y el equilibrio compositivo que imagina con pintura y pincel.

Costa convierte el reciclaje en una forma de arte

Pero, ¿qué hay de los delgados lienzos monocromáticos sobre bastidores de madera, algunos de los cuales miden más de tres metros? En el departamento de Costa, dos de ellos cuelgan verticalmente como vigas en una pared alta. Aparte de un solo color, no contienen nada: ninguna figura, ningún dibujo. De esta manera, Bettina Costa los utiliza para dividir el espacio, utilizando la arquitectura como campo de juego para unas pocas y concisas intervenciones.

Bettina Costa mit dem Porträt ihres Mannes Toni Scherrer.
Bettina Costa con el retrato de su marido Toni Scherrer. Foto: Peter Schütz

Esta es la historia detrás: en su primera vida, estos lienzos fueron los decorados del teatro en el hotel propiedad de los padres del marido de Bettina Costa, Toni Scherrer, en Laufen. En lugar de comprar nuevos lienzos, Costa tomó los viejos telones de fondo extendidos sobre simples listones de madera y pintó sobre ellos.

Costa convierte así el reciclaje en una forma de arte. Hablando del marido: en la escalera hay un cuadro verde con una silueta roja sin rostro de pie en el centro. Sin embargo, es reconocible como Toni Scherrer. Bettina Costa también ha conseguido aquí un alto efecto de reconocimiento con medios mínimos.

Ver artículo original en Alemán

«No todo tiene siempre que tener lugar en el casco viejo»

Di, 30. Nov. 2021 Neue Fricktaler Zeitung (extracto)

…Los fotomontajes irónicamente enigmáticos que Bettina Costa muestra en la exposición de Rheinfelden también dan mucho que pensar. En las imágenes, lo familiar del paisaje urbano de Rheinfelden se mezcla con lo fático de regiones exóticas. En el centro de Rheinfelden, frente a la Casa Roja, por ejemplo, se puede nadar como en el Caribe, y las medusas flotan sobre el edificio Pile-Up de Zwimpfer en la Habich-Dietschy-Strasse como en un mundo submarino…

Ver artículo original en Alemán

Bien dormidas: Estas obras de arte tuvieron que esperar medio año para finalmente ser exhibidas

REGIONALE 21

In der Fabrikculture in Hégenheim konnte mit sechs Monaten Verspätung doch noch die trinationale Ausstellung der Regionale 21 eröffnet werden. 73 Künstlerinnen und Künstler aus der Schweiz, Deutschland und Frankreich präsentieren hier noch bis Mitte Juni ihre Werke. Und diese sprechen (fast) alle Sinne an.

Rahel Koerfgen
30.05.2021, 05.00 Uhr

Heller, luftiger Raum: In der ehemaligen Textilfabrik in Hégenheim erhielten die Künstlerinnen und Künstler viel Platz für ihre Werke.
Heller, luftiger Raum: In der ehemaligen Textilfabrik in Hégenheim erhielten die Künstlerinnen und Künstler viel Platz für ihre Werke – Andreas Empl

Nach diesem Winter weiss sie, was es heisst, sich in Geduld zu üben. Gerda Maise schlendert in der Fabrikculture, der ehe­maligen Textilfabrik vor den ­Toren Hégenheims, andächtig von einem Kunstwerk zum nächsten. Als die Kuratorin der Ausstellung zu sprechen beginnt, tut sie das in fast schon liebevollem Ton: «Stellen Sie sich vor, all diese Arbeiten ­haben ein halbes Jahr lang hier in der Fabrikculture vor sich hin geschlummert.» Schlecht sei das nicht, im Gegenteil, sie habe den Eindruck, die Kunstwerke seien mit der Umgebung eins geworden, eine «prächtige Harmonie» sei das.

Ein halbes Jahr lang hat Maise auf diesen Moment, auf diese Synthese der Künste, gewartet; die Ungewissheit sei nicht einfach für sie gewesen, sagt sie. Die Vernissage hätte eigentlich am 29. November 2020 stattfinden sollen, musste coronabedingt aber kurzfristig verschoben werden. Und das nicht nur ein Mal, das habe an ihren Nerven gezerrt, so Maise. Nun war es am vergangenen Sonntag aber ­soweit, die trinationale Aus­stellung in der Fabrikculture gleich nach der Grenze zu Frankreich ist eröffnet.

Die Fabrikculture in einer ehemaligen Textilfabrik vor den Toren Hégenheims.
Die Fabrikculture in einer ehemaligen Textilfabrik vor den Toren Hégenheims – Andreas Empl

Dass die Ausstellung nun im Frühling stattfindet, wertet Maise heute als Glücksfall. Jetzt fällt die Ausstellung mit den Ateliers ouverts in Hégenheim zusammen, sodass Kunstinteressierte gleich doppelt auf ihre Kosten kommen. Zahlreiche Studios im Dorf öffnen ihre ­Türen und gewähren Einblick in ihr künstlerisches Schaffen. So etwa das Künstlerduo Christine Camenisch und Johannes Fetsch, das für seine Video- und Lichtinstallationen bekannt ist. In ihrem Atelier in der Fabrik­culture taucht der Besucher denn auch rasch in eine Welt des Licht und Schattens ein; an die Wand projizierte Wellenbewegungen, Wolkenströmungen, die stets im Fluss sind, schaffen das Gefühl, in eine sagenhafte Parallelwelt eingetreten zu sein.

Auch die Ateliers in Hégenheim haben offen derzeit. Hier zu Besuch beim Künstlerduo Christine Camenisch und Johannes Vetsch, die für ihre Videoinstallationen bekannt sind.
Auch die Ateliers in Hégenheim haben offen derzeit. Hier zu Besuch beim Künstlerduo Christine Camenisch und Johannes Vetsch, die für ihre Videoinstallationen bekannt sind – Andreas Empl

Plastikabfall in der Endlosschlaufe

Auch an der Ausstellung selbst, in der 400 Quadratmeter grossen Halle, fällt eine Videoinstallation auf, wenngleich eine kleinformatigere. Auf der Ab­lage eines Holzobjekts wird in der Endlosschlaufe eine Aufnahme des mit Plastikabfall versetzten Wassers im Hafen von Rotterdam gezeigt; immer und immer wieder. Kunst, die aufrüttelt, Kunst, die ganz konkret dazu mahnt, sorgsam mit der Umwelt umzugehen. Die Künstlerin Mimi von Moos lebt sowohl in Rotterdam als auch in Basel. Vor bald zwei Jahren hat sie die ehemalige Synagoge in Hégenheim gekauft und daraus ein Kulturzentrum geschaffen. Ein Heimspiel für sie also.

Da schwimmt er, der Plastikabfall im Meer bei Rotterdam. Die Videoinstallation von Mimi von Moos und ihre ganz unabstrakte Message.
Da schwimmt er, der Plastikabfall im Meer bei Rotterdam. Die Videoinstallation von Mimi von Moos und ihre ganz unabstrakte Message – Andreas Empl

Zu den Höhepunkten der von Gerda Maise konzipierten Ausstellung gehören gewiss auch das Hölderlin-Sofa, eine Installation mit Ton vom iPod von Christine Fausten. Aber auch die Baselbieterhälften auf zehn Cortenstahlplatten, geschaffen vom Geografie-affinen Dadi Wirz, der erst vergangene Woche mit dem Spartenpreis Kunst 2021 des Kantons Basel-Landschaft geehrt worden ist. Ein paar Schritte weiter, im Zentrum des Raums, lassen blau ­gemusterten Stoffmasken auf einem Wäscheständer erstaunt inne halten. Wie auch die Werke von Susanne Lyner, ein Bild mit geworfenem Acryl, und die Skulptur aus Kastanienholz von Peter Thommen.

Die 86 Baselbieterhälften von Dadi Wirz.
Die 86 Baselbieterhälften von Dadi Wirz – Andreas Empl

Überfordert mit der Weitläufigkeit des Raums

Die Ausstellung, die neben Maise auch von Clément Stehlin von der Fabrikculture betreut wird, präsentiert insgesamt 73 Arbeiten von Künstlerinnen und Künstlern aus Frankreich, der Schweiz und Deutschland. Sie hatten die Möglichkeit, ihr Werk auf gekennzeichneten Feldern im Raum frei zu platzieren. Dies habe laut Maise einige über­fordert, «wann kann man schon in einem Raum von solcher Weitläufigkeit ausstellen?» Sie hat es in Hégenheim bestimmt geschafft, dem Geist der Regionale gerecht zu werden, indem sie einen heterogenen Überblick über das aktuelle Schaffen der Künstlerinnen und Künstler der Triregio bietet. Und dieser Überblick zeigt: Dunkle Zeiten wie Corona können der Kunst nichts. Sie blüht weiter. Oder schlummert einfach vor sich hin.


Die Regionale 21 in der Fabrikculture in Hégenheim findet noch an folgenden Daten statt: 29. und 30. Mai, 5., 6., 12. und 13. Juni, jeweils 11 bis 17 Uhr. Eintritt frei. Infos unter www.regionale.org und www.fabrikculture.net

Ver artículo original en Alemán

VULVA fanzine – Agenda 2021

Revista de género, alternativa e independiente, de distribución en Barcelona und Madrid

Zugerbieter Nr 36 – Collages en el espacio más pequeño

Con una técnica personal que utiliza el collage y el acrílico, la artista Bettina Costa consigue mostrar en sus obras movimiento, pasión y una composicion pictórica sugerente. La serie «Surreal Collage» de Bettina Costa se expone en el Kunstkiosk hasta el sábado 26 de septiembre. La artista escribe: «La serie es el encuentro accidental entre la realidad y los sueños.»

Descargar artículo (versión en Alemán)

Ver artículo original en Alemán (Zugerbieter Nr 36 – Página 11 – 22-09-2020)

VULVA fanzine – Edición especial: El proceso creativo del Collage

Revista de género, alternativa e independiente, de distribución en Barcelona und Madrid

https://www.instagram.com/p/CEetfSJDJYl/?utm_source=ig_web_button_share_sheet

VULVA fanzine – Nº 9 Superwoman

Revista de género, alternativa e independiente, de distribución en Barcelona und Madrid

https://www.instagram.com/p/CEeo2Tcj34v/

2xRheinfelden Julio/Agosto 2020

A cada tiempo su arte
En primer lugar, me gustaría decir que lo siento mucho por todos los que se han visto afectados por el COVID-19, tanto desde el punto de vista sanitario como económico.
Sin embargo, me gustaría intentar, en la medida de lo posible, rescatar algo positivo de esta situación.

Es una verdadera lástima que se hayan tenido que cancelar o posponer tantos eventos. Echo de menos las ferias de arte, los vernissages o las visitas a los museos sin la “paranoia de la distancia”, no hacia las obras de arte, sino hacia la gente. Pero podemos estar contentos de vivir el HOY. Gracias a la digitalización tenemos acceso a una cantidad increíble de cosas. En lugar de ir al Open House en Basilea, evento que fue cancelado, tuve la oportunidad de visitar de manera virtual una exhibición similar en Rosario, Argentina, mi ciudad natal. Esto antes no habría sido posible. Tampoco es probable que hubiera estado en la ciudad para la ocasión.

Es una oportunidad para desarrollar nuevos modelos. Para dar vida a nuevas ideas. Se dice siempre: “Si se tiene todo, no se necesita pensar en algo nuevo”. Algunas cosas momentáneamente no son más posibles. Tenemos que pensar en cómo sacar algo bueno de esta situación. El hombre se vuelve inventivo. Como por ejemplo, los vecinos del barrio Im Kurzental en Rheinfelden, quienes durante semanas celebraron miniconciertos cada día a las 18 horas.

Es el momento de reflexionar: ¿Qué cosas, las cuales hoy no son posibles, son realmente tan importantes? ¿No es un sentimiento liberador darse cuenta de que en especial los objetos materiales ya no son tan necesarios? Podemos vivir con mucho menos. Identificamos lo necesario. La manía del consumo está actualmente fuera de lugar.

Como artista, disfruto de este tiempo, trato de poner un freno y me dejo inspirar por esta constelación extraordinaria.
También veo la situación de muchos colegas artistas en España. Especialmente en las ciudades, los pisos no son grandes, tienen habitaciones pequeñas y quizás un balcón para fumadores. La vida social suele tener lugar en la calle. Durante unos dos meses hubo toque de queda. Muchos artistas afirman que el arte los ayudó a no volverse locos en estos tiempos difíciles; se volvieron más creativos, se produjo mucho. Pero muchos de ellos viven exclusivamente del turismo, porque los españoles todavía están digiriendo la crisis financiera. Eso significa sólo ingresos por ventas en línea hasta que la situación se normalice. E incluso después de eso, quién sabe…

Sin embargo, cuando leo que en los canales de Venecia el agua parece más limpia, o que en Mar del Plata (Mallorca de los argentinos) los leones marinos se han hecho con el control de la, normalmente, superpoblada ciudad portuaria, veo los efectos positivos de la pandemia.

Tal vez el coronavirus es una señal para que el hombre se pregunte: ¿soy realmente más feliz corriendo por el mundo como un loco?

Y una última reflexión: seamos solidarios, pensemos en el otro, protegete, protegé a tu semejante, protejámonos todos.

Leer artículo (versión en Alemán)

Ver artículo original en Alemán (2xRheinfelden Julio/Agosto 2020)

Obra de Bettina Costa en Budapest

Viernes, 6 de Septiembre de 2019

RHEINFELDEN. La artista Bettina Costa de Rheinfelden ahora también tiene una obra de arte en espacio público en un lugar destacado de Budapest. La misma fue comisionada por la Embajada Argentina. Se encuentra en la acera de la avenida “Andrássy út”, que pertenece al Patrimonio de la Humanidad de la Unesco, directamente frente a la Embajada Argentina. La “Vereda” fue inaugurada oficialmente por la Ministra de Cultura de la Ciudad de Budapest y el Embajador Argentino.
La “Vereda del Tango Argentino – Km 11939” muestra los pasos básicos del tango. El kilómetro se refiere a la distancia a una vereda en Buenos Aires tomada como referencia. Desde 2016 existe la “Vereda del Tango – Km 11255” en el Kurbrunnenanlage en Rheinfelden.
En 2018 el artista participó con la galería a-space en el Art Market Budapest. Se trata de una de las ferias de arte más importantes de Europa del este. El Embajador Argentino se interesó al ver fotos de la vereda en Rheinfelden y decidió que quería una delante de su residencia en Budapest. Después de una larga planificación y dos días de trabajo, esta divertida obra de arte ya es bailable.

Bettina Costa pudo realizar su obra frente a la Embajada Argentina en Budapest.
Foto: Bettina Costa

Ver artículo original en Alemán

Tiempo de Tango en Andrássy

28 de Agosto de 2019 – 09.08 AM

Lo más divertido en público sin ser arrestado

Fotos de George Konkoly-Thege

El tango está incluido en la Lista del Patrimonio Cultural Inmaterial de la UNESCO de los países vecinos de América del Sur, Argentina y Uruguay. Ésta es la explicación de las misteriosas huellas que aparecieron en la acera de la Residencia del Embajador Argentino en Andrássy út 96. La idea es que los peatones puedan practicar allí mismo los ocho pasos básicos de ese baile, tal como se vio al inaugurarse la obra el 26 de agosto de 2019.

El embajador de la República Argentina, Maximiliano Gregorio-Cernadas (1º de la izquierda) y la artista plástica Bettina Costa (3º de la izquierda) en la inauguración

Las “Veredas del Tango” se encuentran en distintos barrios de Buenos Aires y son el símbolo de la “Ciudad del Tango”. La Vereda más famosa, identificada con “Km 0” está situada en Avenida Callao 1078. La “Vereda del Tango” de Budapest, obra de Bettina Costa, se encuentra a exactamente 11939 kilómetros y por lo tanto lleva la denominacion “Km 11939”.

Nací en Argentina, la cuna del tango. Sin embargo nunca le presté mucha atención a esa parte de mi cultura. Siempre consideré el tango como algo “para viejos”. Nunca imaginé que alguna vez me iba a interesar el tango hasta que emigré.

Costa explica: “A principios del siglo 20 Argentina estaba colmada de inmigrantes que esperaban ganar sus fortunas en ese país en expansión para volver a Europa o traer a sus familias al otro lado del océano. Las letras de los tangos reflejan el profundo sentido de pérdida de esos inmigrantes y la nostalgia por las personas y los lugares que dejaron atrás. El tango los ayudó a olvidar sus penas.”

Yo también soy inmigrante. Llegué a Suiza por una razón muy diferente de la de aquellos inmigrantes en Argentina y nunca sentí realmente nostalgia de mi tierra natal. Pero tal vez inconscientemente estaba buscando algo que me ayudara a no perder mis raíces. Y lo encontré con el tango.

En los últimos años, la artista ha explorado el tema tango con mayor intensidad. Como complemento de la pintura, comenzó a trabajar con collage y plantillas, esto último influenciado por el arte callejero. A partir de 2016 empezó a implementar sus variaciones de tango mucho más conceptualmente. Por vez primera salió de las paredes con su proyecto “Vereda del Tango”.

La primera “Vereda del Tango” fuera de Argentina se encuentra en Rheinfelden, Suiza, a exactamente 11255 kilómetros de la “Vereda del Tango – Km 0” en Buenos Aires.

Luego siguieron instalaciones, como por ejemplo, siluetas de zapatos cortadas en alfombra y dispuestos a la manera de los pasos del tango, en el piso o en una pared. Durante la semana de la Art Basel 2017 presentó su proyecto “Cancha de Tango”: un área rectangular de césped mostrando los pasos de tango. Estos últimos marcados con pintura a la cal, tal como en un campo deportivo o “cancha”.

Durante la feria Art Market Budapest presentó su instalación “Tangország”: pasos de tango cortados en alfombra y aplicados mitad en la pared, mitad en el piso. Además en la explanada de entrada a la feria se instaló una “Vereda del Tango” no oficial, la cual invitaba a los visitantes a probar algunos pasos de tango.

Pero no se preocupen habitantes de Budapest: la obra de Andrássy út 96 está pintada sobre el pavimento y es antideslizante.

bettina.costa@coaster.ch
www.art.coaster.ch